Cuaderno de campo, Fotografía, Vida cotidiana

Cuaderno de campo #5

Nunca se debe subestimar el poder evocador de una fotografía. En cuanto la haces y decides guardarla, cada vez que la veas te verás transportada a un momento, a un lugar, a un olor, a una conversación, a una sensación. Incluso a un estado de ánimo. Nadie más será capaz de ver aquello que tú ves, nadie se emocionará hasta las lágrimas con una escena inocente, a nadie más se le pondrá un nudo en el estómago aparentemente sin ningún motivo. A veces, incluso llegarás a desear no haberla hecho, como si la cámara hubiera sido testigo de algo personal y privado, y la imagen fuese el recordatorio de que tú no querías estar en ese momento y en ese lugar.

Esta semana, en mi cuaderno de campo, una mañana de estudio y musarañas en mi salón, el otoño, un rebaño de ovejas fugitivas, una breve parada en ruta, una empanada de zamburiñas en familia y el feliz momento de la vuelta a casa.

20161020-001

20161020-003

20161020-011

20161020-019

20161020-022

20161021-004

20161021-007

20161022-013

20161023-empanada-1

20161023-033

20161024-003

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “Cuaderno de campo #5

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s