52 palabras, Fotografía

22/52 palabras: abierto

20150219 (020)

Respiré hondo y abrí la puerta.

En el umbral había una joven pelirroja, esbelta, bronceada y con unas gafas de sol que le ocultaban parte del rostro, aunque ni estas ni el vestido holgado y poco favorecedor que llevaba puesto eran suficientes para ocultar su formidable belleza.

– Hola -saludé con una sonrisa.

Había en ella algo familiar que intenté determinar sin éxito comparando sus rasgos con los de Brody. Al sentir el perfume de almizcle, la sonrisa se me congeló en los labios.

– Hola, doctor Hunter -dijo Grace Strachan.

De pronto todo pareció moverse a cámara lenta y con una nitidez insólita. Me dio tiempo a pensar que, después de todo, alguien había roto las amarras del yate. Entonces Grace sacó un ccuchillo del bolso.

Entre las cenizas, de Simon Beckett.

Estándar
52 palabras, Fotografía

21/52 palabras: puerta

20150215 (171)

Sencillamente ocurrió.

Él bien podría haber pasado de largo. La puerta podría no haber estado entornada. Ella podría no haber estado afanándose en poner en funcionamiento la nueva máquina de café, con lo que el repentino chirrido que emitió podría no haber llamado su atención tal como pasó. Él podría no haber tenido dinero suelto, o carecer del aplomo para abrir la puerta un poco más y preguntarle si aún atendían al público. Podría no haberse equivocado con la distribución del museo y no haberse saltado toda una sala, con lo que quizá habría ido apurado por llegar al tre y no se habría vuelto para verla allí.

Cosas así, la manera que tienen de encajar. La gente que seríamos si esas cosas fueran distintas.

Tantas maneras de empezar, de Jon McGregor

Estándar
52 palabras, Fotografía

20/52 palabras: parte de mí

20150207 (004)

Dónde estabas entonces cuando tanto te necesité?
Nadie es mejor que nadie pero tu creíste vencer.
Si lloré ante tu puerta de nada sirvió.
Barras de bar, vertederos de amor…

Os enseñé mi trocito peor.
Retales de mi vida,
fotos a contraluz
Me siento hoy como un halcón
herido por las flechas de la incertidumbre.

Me corto el pelo una y otra vez.
Me quiero defender.
Dame mi alma y déjame en paz.
Quiero intentar no volver a caer.
Pequeñas tretas para continuar en la brecha.
Me siento hoy como un halcón
llamado a las filas de la insurrección.

Insurrección, de Manolo García, interpretada por El último de la fila.

Estándar
52 palabras, Fotografía

19/52 palabras: analógico

20150201 (016)

Sin embargo, es necesario cuidar los aparatos cada vez que los saco, lubricarlos con petróleo… especialmente el cinematógrafo. La película se vuelve muy quebradiza […] El trabajo en el cuarto oscuro es muy difícil debido a las bajas temperaturas. Afuera estamos a veinticinco bajo cero. El cuarto oscuro está situado cerca del cuarto de máquinas y una estufa primus eleva la temperatura por encima de diecisiete bajo cero. Lavar las placas es muy engorroso, pues hay que mantener caliente la bandeja, de lo contrario quedan presas en una placa de hielo. Después de varios cambios de agua, las coloco en un bastidor en el camarote de sir Ernest, que suele estar a una temperatura bastante tolerable. Catalogo cuidadosamente y hago listas de todas las placas secas. El revelado es causa de muchas molestias en los dedos, que se agrietan en torno a las uñas, donde duelen.

Diario de Frank Hurley, fotógrafo de la expedición a la Antártida de Shackleton.

Hurley es una maravilla. Con alegres blasfemias australianas, vaga solo por todas partes, por los lugares más peligrosos y resbaladizos que encuentra, contento y feliz siempre, pero lanzando tacos si consigue hacer una foto buena o nueva. Permanece con la cabeza descubierta y con el cabello suelto al viento, mientras los demás llevamos guantes y gorro, da vueltas a la manivela lanzando palabrotas de satisfacción y fotos de la vida por docenas.

Diario de Frank Worsley, capitán de la expedición.

 

 

Estándar